FRANCISCO, EL MESONERO

Era un pequeño pueblo al norte de aquel país. Sí, al norte de aquel sitio donde la justicia verdadera era impartida.

Pero esta historia empieza en un restaurante en el que siempre había un plato de sopa CALIENTE, para todos, ya fueran ricos o pobres.

Francisco se llamaba su mesonero y, desde bien pequeño, creció en un país en el que, tras muchos cambios, se consiguió imponer un modelo de justicia que permitía al delincuente compensar su daño mientras aprendía valores.

Hijo de casa católica y preocupada por la sociedad, decidió abrir un restaurante donde nunca faltara un plato de comida para el necesitado.

Su vida era tranquila, alegre y dada a todos hasta el día en que todo cambió. Aquella mañana, como cada día, se formaba cola para comer en la puerta del local, cuando entró un hombre de gran estatura, mala cara pero ojos brillantes. Arma en mano, pidió la recaudación del día y, de un golpe, tiró al suelo a Francisco mientras salía del mesón.

El ladrón consiguió escapar, pero la mala suerte dejó a Francisco en la silla de ruedas por la caída.

Días después, el ladrón fue atrapado y juzgado. Tras explicar los motivos de su robo y al conocer el estado de Francisco, pidió poder remediar su error trabajando en el mesón durante su pena.

Y así fue, con el tiempo, el ladrón le contó a Francisco que necesitaba dinero para unas medicinas para su hija y Francisco perdonó a este, convertidos ambos en grandes amigos y consiguiendo seguir dando de comer a los necesitados durante muchos años.

 

Formación Monitores Amor de Dios 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s